ZERO BALANCE

Phase precession, geometric phase, synchronization and consciousness

Consciousness as the last stronghold

Some days ago I read a short passage by Geidar Dzhemal on the difference between knowledge and information. In it, the Russian author invoked the inviolability that the consciousness of the workers still had in Dickens’ time, when they “went home to sleep and in the night found the way back to their hearts”.

Continuar leyendo “ZERO BALANCE”

BALANCE CERO

Conciencia, sincronización, precesión de fase y fase geométrica

La conciencia como último reducto

Leía hace unos días un breve pasaje de Geidar Dzhemal en torno a la diferencia entre conocimiento e información. En ella, el autor ruso invocaba la inviolabilidad que aún tenía la conciencia de los obreros en la época de Dickens, que “volvían a sus casas a dormir y en la noche encontraban el camino de vuelta a su corazón”.

Para Dzhemal, como para tantos otros, la sociedad de la información, que tiende a abolir la diferencia entre lo interno y lo externo, destruye así los últimos baluartes defensivos de nuestra “fortaleza interior”. No es fácil desestimar este tipo de lamentos, cada vez más habituales, ya que la invasión de la conciencia por las nuevas tecnologías, con su incontenible diluvio de trivialidad, no es un aspecto menor, sino tal vez el más notorio de nuestra época.

Continuar leyendo “BALANCE CERO”

Time and the Clock

Pendulums, circles, waves, vortices, electrons, ellipses, spirals… What kind of “clock” could be built with all this? Or better yet, what kind of “time” would it be measuring, counting, calculating? Furthermore, would it be calculating it, or rather indicating it?

To speak of the third principle of dynamics is to speak of the very concept of reciprocity —within closed systems. The reciprocity of relativistic reference frames is purely mathematical, since it is not bound to centers of mass —but the same applies to forces in ellipses according to Newton.

Relativistic simultaneity, even the local determinism of quantum mechanics, is embedded in the basic Newtonian assumption of the global synchronizer, the absolute time in which the third principle does not take place sequentially but simultaneously. But the same vortex of Newton’s bucket experiment, as Pinheiro notes, denies this absolute time in the most convincing and categorical way —and not only for instinct, which is always stronger than metaphysics. The thermomechanical reading allows us to obtain more information, as well as another type of indication. And that same vortex is already a completely different model of clock, that we should learn to contemplate —if to contemplate something, in this our artificial world, we have to start by being able to somehow reproduce it.

Continuar leyendo “Time and the Clock”

El tiempo y el reloj

Péndulos, círculos, ondas, vórtices, electrones, elipses, espirales… ¿Qué clase de “reloj” podría construirse con todo esto? O mejor todavía, ¿qué clase de “tiempo” estaría midiendo, contando, o calculando? Y además, ¿lo estaría calculando, o más bien señalando?

Hablar del tercer principio en dinámica es hablar del concepto mismo de reciprocidad —dentro de sistemas cerrados. La reciprocidad de los sistemas de referencia relativistas es puramente matemática, puesto que no está ligada a la masa de ninguna partícula—pero lo mismo ocurre con las fuerzas en las elipses según Newton.

La simultaneidad relativista, incluso el determinismo local de la mecánica cuántica, se insertan en el supuesto básico newtoniano del sincronizador global, el tiempo absoluto en el que el tercer principio no tiene lugar de forma secuencial sino simultánea. Pero el mismo vórtice del experimento del cubo del propio Newton, como nota Pinheiro, niega ese tiempo absoluto de la forma más convincente y categórica —y no sólo para el instinto, siempre más fuerte que la metafísica. La lectura termomecánica permite obtener más información, además de otro tipo de indicación. Y ese mismo vórtice es ya otro modelo de reloj, completamente diferente, que hemos de aprender a contemplar —si es que para contemplar algo, en este nuestro mundo artificial, hemos de empezar por poder de algún modo reproducirlo.

Continuar leyendo “El tiempo y el reloj”