URINE AND CORONAVIRUS

During the Chinese New Year holiday, I think it was January 29th, I had a feeling of nausea after a walk after I had finished lunch and when I got home, as I probably had some fever, I got into bed and decided that I was not going to eat anything or take any medicine until I felt good; I was just going to drink my own urine. After four or five hours I woke up perfectly.

I live in Mianyang, Sichuan province, and those were the days when the so-called epidemic started to gain momentum and and there was hardly any talk of anything else, but I am not a hypochondriac and the risk seemed minimal to me. Fasting and drinking my urine is something I do whenever I have symptoms of flu or a simple cold, and it usually stops within a day, sometimes just within 12 hours. John W. Armstrong said so in his popular book «The Water of Life», and it has always worked for me.

The truth is that I have no idea if it could be the coronavirus or anything else, but I don’t usually stay in bed because of a cold, flu or gastroenteritis. A lot of people who have the virus remain asymptomatic, or with very mild symptoms that go away on their own.

But what is true is that stopping eating and drinking the urine is very effective against the common flu, for what I know much more practical than any known medicine. What medicine cuts totally a flu in 12 or at most 24 hours?

I know these things seem pure quackery to many, but I don’t care. It is enough with just one person this can help.

There must be people for everything in this world, and of course I respect the selfless work of doctors and all the health personnel. One of the reasons for overstating the scope of the epidemic is to prevent our health systems from being completely inundated. Collective matters does not work as the individual ones, but they begin and end with the individual.

The truth is that for now this coronavirus is very similar in its effects to the previous known flu viruses; it may have some higher mortality but it is not very different, and this is generally admitted by researchers and specialists.

My opinion regarding viral and microorganisms-motivated diseases is the same of Armstrong and many other renowned naturopaths: the so-called vector of infection is much less important than the condition of our internal environment. Viruses and bacteria are everywhere in large numbers, starting with our own organism. The main difference is which conditions make them proliferate —make them, as we usually say, virulent.

This should also be taken into account so as not to spend all day looking for scapegoats. The very word «infection» is highly infectious.

Armstrong said that much of our colds and flus were due to excess waste accumulated in the body by our diet, mainly due to our high overdose of starch and protein. Stopping eating and drinking urine suddenly reverses this tendency and greatly helps the body to eliminate this excess.

But it is clear that in half a day or a day we can only remove a small part of the accumulated debris. Why then are the symptoms cut off so quickly? First of all, it seems that the urine provokes a very fast positive immune response, decisively boosting body’s defenses.

Secondly, I have always been surprised at how quickly you notice the increase in breathing capacity after a few hours of drinking the urine without eating. The feeling is that the lungs are expanding in the rib cage in a free and wonderful way. No doubt this has to be related to the immediate improvement in the elimination of mucus and waste in all the lung tissue and not only in the bronchi.

It is entirely logical that the cleanup is much more immediate in the spongier tissue than in the rest of the body: the density of the lungs is by far the lowest in relation to the fluid that circulates through them. This is why the improvement in respiratory function is so rapid that it even suggests a mechanical cause. And indeed, there is an elementary biomechanical cause.

Let’s take a brief look at the clinical signs and evolution caused by the new coronavirus. From the first symptoms, mainly fever, to the severe acute respiratory syndrome, it takes about 8 days on average. From the point of view of the speed of the body’s reaction to the urine fast, this is a very long time, which should already give us a fair bit of tranquility.

It is a long way from the first symptoms of dyspnea to acute respiratory distress, which can lead to heart damage and cardiac arrest. There are two main keys to the worsening of symptoms: depressed immune response and the impaired ability to remove waste products that quickly build up in the lung tissue. In both cases the effect of a urine fast is very rapid and absolutely positive.

Armstrong notes that fasting with urine has much quicker effects on flu than normal fasting with water alone. This is my experience too, which must be due to these two points, the positive immune reaction and the boosted elimination.

Honestly, and although everyone is free to think what he wants, to consider urine dirty is to turn things upside down. It is a blood serum filtered by the kidneys, and in a few hours without eating it becomes clean and transparent. Leaving aside urine infection, in which case drinking is totally contraindicated, the only thing that makes our urine unreliable is precisely the byproducts of the heap of dirty things we ingest, including highly toxic medications, not the urine itself, which is quite similar to the amniotic fluid.

In 2016, Yoshinori Ohsumi was awarded the Nobel Prize in Medicine for his studies of autophagy and the therapeutic effects of fasting. Hopefully, the plain evidence that fasting with urine quickly strengthens our immune response and dramatically facilitates elimination, especially in hollow or spongy organs such as the lungs, will soon be properly analysed.

Bibliography

John W. Armstrong, The water of life. A treatise on urine therapy.

ORINA Y CORONAVIRUS

En las vacaciones del año nuevo chino, creo que fue el 29 de enero, tuve una sensación de náusea tras un paseo que daba al acabar de comer y al volver a casa, como seguramente tenía algo de fiebre, me metí en la cama y decidí que no iba a comer nada ni tomar ninguna medicina hasta que me sintiera bien; sólo me iba a beber mi propia orina. Después de cuatro o cinco horas me levanté perfectamente.

Vivo en Mianyang, provincia de Sichuan, y eran los días en que la declarada epidemia empezó a coger impulso y apenas se hablaba de otra cosa, pero no soy hipocondríaco y el riesgo me parecía mínimo. Lo de ayunar y beberme la orina es algo que hago cada vez que tengo síntomas de gripe o un simple resfriado, y suele detenerlo en menos de un día, a veces sólo 12 horas. John W. Armstrong lo aseguraba en su popular libro «El agua de la vida», y a mí siempre me ha funcionado.

La verdad es que no tengo ni idea si pudo ser el coronavirus o cualquier otra cosa, pero no suelo guardar cama por un resfriado, una gripe o una gastroenteritis. Una gran parte de la gente que tiene el virus permanece asintomática, o con síntomas muy leves que desaparecen por sí solos.

Pero lo que sí es cierto es que dejar de comer y beber la orina es muy eficaz contra la gripe común, por lo que sé mucho más eficaz que cualquier medicamento conocido. ¿Qué medicina te corta totalmente una gripe en 12 o como mucho en 24 horas?

Ya sé que estas cosas parecen puro curanderismo a muchos, pero me da igual. Con una sola persona a la que esto pueda ayudar, ya justifica el que escriba.

Tiene que haber gente para todo, y por supuesto respeto el abnegado trabajo de todo el personal sanitario. Una de las razones para sobredimensionar el alcance de la epidemia es que se quiere evitar que nuestros sistemas de salud queden completamente desbordados. Lo colectivo no funciona como lo individual, pero empieza y termina en lo individual.

La verdad es que de momento este coronavirus es muy similar por sus efectos a los anteriores conocidos de la gripe; puede tener algo más de mortalidad pero no es muy diferente, y así lo admiten investigadores y especialistas.

Mi opinión con respecto a enfermedades víricas y motivadas por microorganismos es la misma que la de Armstrong y otros muchos renombrados naturópatas: el llamado vector de la infección es mucho menos importante que la condición en que se encuentra nuestro medio interno. Virus y bacterias hay en grandes cantidades por todas partes, empezando por nuestro propio organismo. La diferencia principal es qué condiciones los hacen proliferar —los hacen, como solemos decir, virulentos.

Esto también debería tenerse en cuenta para no estar todo el día buscando chivos expiatorios. La misma palabra «infección» es altamente infecciosa.

Armstrong decía que gran parte de nuestros resfriados y gripes se debían al exceso de deshechos acumulados en el cuerpo por nuestra dieta, debidos sobre todo a nuestras altas sobredosis de féculas y proteínas. El dejar de comer y beber la orina invierte súbitamente esta tendencia y ayuda grandemente al cuerpo a eliminar excedentes.

Pero está claro que en medio día o un día sólo podemos eliminar una pequeña parte de los detritos acumulados. ¿Por qué entonces se cortan tan rápidamente los síntomas? En primer lugar, parece que la orina provoca una respuesta inmunológica positiva muy rápida, ayudando decisivamente a nuestras defensas.

En segundo lugar, siempre me ha sorprendido lo rápidamente que se nota el aumento de capacidad respiratoria tras unas cuantas horas de beber la orina sin comer. La sensación que se tiene es que los pulmones se expanden en la caja torácica de manera libre y maravillosa. Sin duda esto tiene que estar relacionado con la mejora inmediata de la eliminación de mucus y desechos en todo el tejido pulmonar y no sólo en los bronquios.

Es totalmente lógico que la limpieza sea mucho más inmediata en el tejido más esponjoso del cuerpo: la densidad de los pulmones es con mucho la más baja en relación con el líquido que circula a través de ellos. Por eso la mejora de la función respiratoria es tan rápida que incluso hace pensar en una causa mecánica. Y efectivamente, se trata de una razón biomecánica elemental.

Atendamos brevemente al cuadro clínico y la evolución provocada por el nuevo coronavirus. Desde que se manifiestan los primeros síntomas, fiebre principalmente, hasta que se producen dificultades respiratorias agudas suele pasar un lapso de tiempo que se acerca de media a los ¡8 días! Desde el punto de vista de la rapidez de la reacción del cuerpo al ayuno de orina, se trata de un tiempo larguísimo, lo que ya debería darnos una gran tranquilidad.

Hay un largo trecho desde los primeros síntomas de disnea hasta la dificultad respiratoria aguda, que puede llegar a provocar el daño al corazón y la parada cardiorespiratoria. En el empeoramiento de los síntomas hay sobre todo dos claves: la respuesta inmunitaria y la capacidad de eliminar los deshechos que rápidamente se acumulan en el tejido pulmonar. En ambos casos el efecto del ayuno con orina es rápido y absolutamente positivo.

Armstrong nota que el ayuno con orina tiene unos efectos sobre la gripe mucho más rápidos que el ayuno normal sólo con agua. Yo también he comprobado la diferencia, que tiene que obedecer a estos dos puntos comentados, la reacción inmunitaria y el aumento de la eliminación.

Sinceramente, y aunque cada cual es muy libre de pensar lo que quiera, considerar sucia la orina es poner las cosas del revés. Se trata de un suero de la sangre filtrado por los riñones, y en unas horas sin comer se hace limpio y trasparente. Dejando a un lado la infección de la orina, en cuyo caso beberla está totalmente contraindicado, lo único que hace poco recomendable nuestra orina es justamente la cantidad de cosas sucias que ingerimos, incluyendo medicamentos, no el suero propiamente dicho de la orina, que es bastante parecido al líquido amniótico.

En 2016 le dieron el premio Nobel de Medicina a Yoshinori Ohsumi por sus estudios de la autofagia y los efectos terapéuticos del ayuno. Esperemos que pronto se analice debidamente la evidencia de que el ayuno con orina fortalece rápidamente nuestra respuesta inmune y facilita de manera espectacular la capacidad de eliminación, especialmente en órganos huecos o esponjosos como los pulmones.

Bibliografía

John W. Armstrong, El agua de la vida. Un tratado de urinoterapia.

Oso constante, roca oscilante

English version

«Lego el movimiento del Oso Constante a los ancianos, a los enfermos y a los débiles. Es un ejercicio maravilloso y tradicional que es a la vez simple y fácil. También puede usarse para la autodefensa hasta una edad avanzada. Todo esto se obtiene fácilmente. Aunque mi explicación es corta y simple, si entiendes sus principios y practicas con perseverancia, después de tan solo cien días de mover tu chi, notarás una marcada mejoría en tu salud y fuerza y ya no tendrás que preocuparte por la enfermedad. Es verdaderamente una «balsa sagrada» para fortalecer nuestros cuerpos y no admite comparación con otros ejercicios más conocidos pero inferiores» 1.

Estas eran las palabras con las que Cheng Man Ching confiaba a la posteridad lo que él consideraba como la más concentrada síntesis posible de los principios del Tai Chi Chuan: el ejercicio del Oso Constante. ¿Eran demasiado altas sus expectativas?

Continuar leyendo «Oso constante, roca oscilante»

De Taiping a Hong Kong

English version

La Rebelión de Taiping fue una terrible guerra civil china entre el poder central del norte y el sur del país que duró desde 1850 hasta 1864 y que en dureza y número de víctimas hace palidecer todos los conflictos experimentados por Europa hasta esa época. Dejando a un lado los masivos desplazamientos de población, las estimaciones más conservadoras hablan de entre 20 y 30 millones de muertos, la mayor parte causada por el hambre y epidemias.

A modo de comparación, el número de bajas de la tantas veces mentada y revisada guerra de Secesión estadounidense (1861-1865) fue de poco más de seiscientas mil.

Continuar leyendo «De Taiping a Hong Kong»

Un cisne negro vuela sobre Arabia

«El cisne negro es un dron» 1, decía una vez más certeramente Charles Hugh Smith en su blog. Se refería naturalmente al ataque coordinado o en enjambre contra las mayores instalaciones de procesado de petróleo del mundo localizadas en Arabia Saudí, de las que sale cada día un cinco por ciento de la producción del planeta.

Continuar leyendo «Un cisne negro vuela sobre Arabia»

La luz y la ciudad

Tiene ya muchos problemas la ciudad moderna como para preocuparse de la calidad y cualidad de su alumbrado. Tráfico, ruidos, contaminación, omnipresente agresión publicitaria, explotación sistemática del hombre por el hombre y de la mujer por la mujer… no pararíamos de contar. A esto se añaden enemigos invisibles como los pulsos de ondas electromagnéticas y microondas que fríen a fuego lento nuestros sistemas nerviosos y cerebros, que ya están lo suficientemente habituados, preparados y precocinados como para someterse al inminente bombardeo de la infausta quinta generación de tontería móvil, que aspira a decuplicar o centuplicar la suma de todas las anteriores.

Continuar leyendo «La luz y la ciudad»

Qué día es mejor para romperse la crisma

Los bloggers compiten por ver quién resulta más listo y pertinente, y, por supuesto, anticipa antes las maniobras de un poder cuyo alcance a todos se nos escapa. De esta guisa escribía Charles Hugh Smith hace unos días una entrada en la que recomendaba a los asesores de Trump permitir que reviente la burbuja económica ahora para buscar una recuperación antes de las elecciones, en lugar de aguantar en el presente a toda costa para que estalle el año que viene cuando el plebiscito esté encima y no haya tiempo de «tomar medidas» 1.

Sí, es cierto que en política encontrar el momento oportuno es más de la mitad del éxito. ¿Pero quién nos dice que si la crisis echara a rodar este mismo otoño habría tiempo para que se percibiera algún tipo de recuperación, siquiera anímica, antes del 3 de noviembre del 2020? ¿Y con qué medidas se puede contar para eso? ¿Con subir un poco los tipos del dinero para tener de nuevo algún margen de reducción luego? ¿Con un sorpresivo acuerdo comercial de Estados Unidos con China que deje a todos contentos, tal como el mismo Smith sugiere?

Continuar leyendo «Qué día es mejor para romperse la crisma»

La gran trampa china no es la trampa de Tucídides

Como de costumbre, hay mucho humo y espejos en los análisis sobre la rivalidad chino-americana, con guerras comerciales o sin ellas. Ahora mismo la presente guerra comercial es una gran fuente de ruido que sirve para distraer al mundo y a los ciudadanos chinos de otra realidad más inexorable e inquietante. China se está haciendo más dependiente del capital exterior y eso a largo plazo podría acabar con su autonomía económica y política.

El que sí lo nota es William Engdahl, quien sugirió, tras el hundimiento del Baoshang Bank de Mongolia Interior en mayo de este año y la posterior intervención del gobierno, que el sistema bancario chino podría necesitar ayuda del capital extranjero —»China necesita la cooperación de los bancos occidentales para mantener su impresionante economía»1. Se hacía incluso un paralelismo, bastante desproporcionado por cierto, con el caso tristemente famoso de Lehman Brothers que desató la crisis del 2008.

Continuar leyendo «La gran trampa china no es la trampa de Tucídides»

El capital y sus amigos

El llamado «estudio científico del capitalismo», venga de donde venga, ha sido desde siempre una perfecta coartada para no decapitar al capital y darlas largas al asunto. Y ciertamente no estoy hablando desde posiciones «radicales» ni «revolucionarias» ni cosas por el estilo. No se necesita nada de eso para llegar a las más elementales conclusiones. Mucho menos aún estoy pensando en el derramamiento de sangre ajena ni en desquites ni en derrocar a alguien para que mejor levante su cabeza la bajeza humana. No.

Continuar leyendo «El capital y sus amigos»

La gran escisión

La manipulación de la vida con las biotecnologías tiene lo necesario para desencadenar el más profundo cisma y la más grande conflagración entre seres humanos que hayamos conocido. Tarde o temprano la gente se verá obligada a definir su posición al respecto y esto, por más que se procure instrumentalizar, romperá por completo todos los lineamientos políticos conocidos basados en el cálculo de intereses.

Continuar leyendo «La gran escisión»

La Tecnociencia y el laboratorio del yo

Imagina que enciendes el móvil. Tienes una aplicación especial con un menú de interfaces para otro componente especial incluido en el hardware, un electrón confinado en un pozo cuántico. El juego consiste en modificar los estados de la partícula con el mínimo de ayuda de interfaz. Hay muchos niveles. En el límite, tendrías que poder soltar tu móvil y sintonizar/interactuar con el electrón a voluntad. ¿Sintonizar o controlar? Esa es la cuestión.

Versión en PDF con notas
Continuar leyendo «La Tecnociencia y el laboratorio del yo»

Caos y transfiguración


Donde está el peligro está la salvación. Se exhibe una transparencia de la guerra que los pocos hacen a los muchos, de cómo defenderse y volver sus armas contra ellos usando el reflejo del dinero, la ingeniería del conocimiento y la economía del tiempo

Continuar leyendo «Caos y transfiguración»

STOP 5G

English version

Dedicado a Carlos Ruperto Fermín

2019 será el año del despliegue de la quinta generación de telefonía móvil y no hay tiempo que perder. ¿Puede zanjarse el debate científico sobre sus efectos? Sugerimos una via para detectar los efectos de la radiación no ionizante en los seres vivos con un argumento puramente biofísico y biomecánico.

Continuar leyendo «STOP 5G»

Una fábula, un enigma, y una solución final

English version

La fábula

Aunque todo el mundo conoce la historia, no está de más recordarla: a los Asuras les fue dado el don de construir tres grandes, inexpugnables ciudades-fortaleza, una en la Tierra, la otra en la Atmósfera, y la última en el Espacio Profundo. Las tres ciudades se revolvían como ruedas, cambiaban permanentemente sus posiciones y evitaban a toda costa quedar alineadas, pues habían sido advertidos de que ello ocasionaría su fin. Pero finalmente, tras mil años de incansables permutaciones, parece que sólo les quedaba una que probar, y puesto que todo busca su compleción, finalmente se alinearon. Era lo que Shiva había estado tranquilamente esperando, y sin pensárselo dos veces, el arquero supremo fulminó las tres ciudades de un solo disparo.

El enigma

Continuar leyendo «Una fábula, un enigma, y una solución final»