Art and theory of reversibility

According to the World Economic Forum that annually meets in Davos, “nothing ever will be the same” after the coronavirus. The Great Reset awaits us this impending 2021 and we only have to get on board.

How can we know when a change is definitive or merely occasional? How can we foresee if its consequences will be reversible or irreversible?

It is assumed that the miscalled “Spanish flu” of 1918-1919 was incomparably deadlier than this virus, and yet it vanished like a ghost in the memory of an entire generation which however could not forget the First World War and the Treaty of Versailles, or the crash of 29.

The great war and the crisis of the 1930s did have irreversible effects, which would lead to the world of 1945; but it is clear that the flu did not, and as soon as it stopped filling the news, it was little less than obliterated. Some say that the figures were inflated shamelessly to frighten the population and make them forget the terrible question of the responsibility of the conflict, which had met with the general opposition of the unions, and of any person able to evade the much more lethal war propaganda of the press.

*

Is globalization irreversible? Massive immigration from poor to rich countries? Emigration to the cities in most of the planet? The urban exodus in the United States? The split of this nation in two confronted societies? The flight from work? The “conquest” of rights that are often promoted and granted from above? The expropriation of techniques by technology that we call digitalization? Climate change? The hyper-concentration of capital? The corruption and decomposition of the social body? Civilization? Progress? Human domestication?

Continuar leyendo “Art and theory of reversibility”

Arte y teoría de la reversibilidad

Según el Foro Económico Mundial que acostumbra a reunirse en la montaña de Davos, “nada será igual” después del coronavirus. El Gran Reinicio nos espera apenas empiece el 2021; ya sólo queda subirnos al tren.

¿Cómo puede saberse cuándo un cambio es definitivo o meramente ocasional? ¿Cómo prever si sus consecuencias serán reversibles o irreversibles?

Se supone que la mal llamada “gripe española” de 1919 fue incomparablemente más mortífera que este virus, y con todo apenas pasó como un fantasma por la memoria de toda una generación, que sin embargo no pudo olvidar la Primera Guerra Mundial y la Paz de Versalles, o el crac del 29.

La gran guerra y la crisis de los años treinta sí tuvieron efectos irreversibles, que conducirían hasta el mundo de 1945; pero está claro que la gripe no, y en cuanto dejó de llenar las páginas de los periódicos quedó relegado a las hemerotecas. No falta quien dice que las cifras fueron infladas sin la menor vergüenza para asustar a la población y hacer olvidar la temible cuestión de la responsabilidad del conflicto, que había encontrado la oposición general de los sindicatos, y de cualquier persona capaz de sustraerse a la mucho más letal propaganda de guerra de la prensa.

*

¿Es irreversible la globalización? ¿La inmigración masiva de los países pobres a los ricos? ¿La emigración a las ciudades en la mayoría del planeta? ¿El éxodo urbano en los Estados Unidos? ¿La escisión de esta nación en dos sociedades enfrentadas? ¿La huída del trabajo? ¿La “conquista” de derechos que a menudo son promovidos y concedidos desde arriba? ¿La expropiación de las técnicas por la tecnología a la que llamamos digitalización? ¿El cambio climático? ¿La concentración del capital? ¿La corrupción y descomposición del cuerpo social? ¿La civilización? ¿El progreso? ¿La domesticación humana?

Continuar leyendo “Arte y teoría de la reversibilidad”