LA ESTRATEGIA DEL DEDO MEÑIQUE

Frente al tsunami tecnológico

Hay una guerra tecnológica, pero el que crea que es sólo tecnológica ya la tiene perdida. Ahora China parece haberle tomado la delantera a los Estados Unidos en la lucha por el control de los canales de comunicación, y muchos lo celebrarían si no fuera porque esta quinta generación de telefonía no hace sino intensificar lo que ya era a todas luces un exceso.

No sólo nos oponemos al despliegue indiscriminado de tecnologías sino que, en un artículo ya lejano, incluso sugeríamos otra línea de investigación biofísica para evaluar la incidencia de la radiación electromagnética en la salud humana y del resto de los seres vivos [1]. Está claro que las grandes corporaciones que promueven este despliegue sólo están preocupadas por las cuotas de mercado, pero, ¿quién dice que dentro de unos años no puedan ser objeto de gigantescas reclamaciones por daños y perjuicios?

Continuar leyendo «LA ESTRATEGIA DEL DEDO MEÑIQUE»

CHINA IN SPACE AND TIME

From the West, we tend to judge today’s China more by its economic presence and the impact of its material development on the rest of the world than by the internal needs in the development of its history; thus giving an overwhelming priority to the geopolitical perspective over the cultural one, which should have at least a comparable importance.

In fact, it is easy to see that China’s overall impact will depend to a large extent on how well it manages to fit this whole period and the foreseeable future into a historical framework for which it would like as little change as possible. A sense of continuity on a large scale is fundamental to Chinese culture, and in the long term it will always do its best to assimilate and make the origin of foreign influences undetectable. It has already achieved this to a large extent with Marxism and capitalism, which lose so much of their original meaning in translation that it is no longer known whether to call the Chinese system «market socialism» or «state capitalism».

Continuar leyendo «CHINA IN SPACE AND TIME»

CHINA EN EL ESPACIO Y EL TIEMPO

Desde Occidente, tendemos a juzgar a la China actual más por su presencia económica y el impacto de su desarrollo material en el resto del mundo que por las necesidades internas en el desarrollo de su historia; dando así una prioridad abrumadora a la óptica geopolítica sobre la cultural, que debería tener al menos una importancia comparable.

De hecho, es fácil ver que el impacto global de China va a depender en gran medida de cómo acierte a encajar todo este periodo y el futuro previsible dentro de un marco histórico para el que desearía el menor número de cambios. Para la cultura china el sentido de la continuidad a gran escala es fundamental, y a largo plazo siempre hará cuanto pueda por asimilar y hacer indetectable el origen de las influencias extranjeras. Ya lo ha conseguido en buena medida con el marxismo y el capitalismo, que pierden tanto de su significado original en la traducción que ya no se sabe si denominar al sistema chino «socialismo de mercado» o «capitalismo de estado».

Continuar leyendo «CHINA EN EL ESPACIO Y EL TIEMPO»

El PACTO DE LOS CACAHUETES

Pero, ¿cuánto vale una hora de trabajo?

Puesto que en las actuales condiciones de choque secundadas por la mayoría de los medios se habla cada vez más del tema de la renta básica, tendría que ser obligado, para empezar, hacer una estimación seria del precio y el valor de las salarios, algo que difícilmente encontraremos en ninguna parte.

En un artículo de hace algunos meses Miles Mathis hacía la siguiente reflexión. El salario mínimo en los Estados Unidos para empleados que reciben propinas, como los camareros, es ahora de 2.13 dólares/hora. Cuando él lo hacía en la Universidad para pagarse los estudios, en 1984, cobraba 2 dólares por hora. Puesto que la inflación real en estos 36 años es de un 300%, lo que antes valía un dólar ahora vale 4. Lo que significa que ahora los camareros cobran aproximadamente 1/4 o una cuarta parte que entonces.

Continuar leyendo «El PACTO DE LOS CACAHUETES»

THE REVOLUTION THAT WILL HAPPEN: CHINA AND THE FUTURE OF TECHNO-SCIENCE

It is being said that this year 2020 could mark the beginning of the Asian Century, or if you prefer, the Chinese Century; though we will not find Chinese analysts among those who claim such things. The authors who insist on this reading of the facts point, for example, to China’s clear leadership in such an strategic sector as 5G, or the imminent arrival of the digital yuan, which could cause the collapse of the dollar hegemony sooner or later. No doubt, China plays for real.

Yet this need for China to do things independently and in its own way is too often interpreted as an aggressive or expansionist policy in the West, without wanting to see that it is the West itself that has created the current rules where the winner takes it all. In the coming years we will not fail to see this rivalry for technological supremacy increasing, with the usual war of accusations and disqualifications led almost exclusively by one side.

But here I want to touch on a much broader subject than that of technological competition that is not receiving the slightest attention. I am referring to the relationship between science and technology to form a whole, what we now call Technoscience. Technoscience is the reciprocal action or continuity existing between the utilitarian applications and the development of the scientific method, between practice and theory, between power and knowledge. Power and knowledge limit each other, but incredibly, modern studies on technoscience, still know nothing about how and on what depends that knowledge and power are self-limiting —in a totally involuntary, spontaneous way.

Continuar leyendo «THE REVOLUTION THAT WILL HAPPEN: CHINA AND THE FUTURE OF TECHNO-SCIENCE»

LA REVOLUCIÓN QUE SÍ OCURRIRÁ: CHINA Y EL FUTURO DE LA TECNOCIENCIA

Ya se empieza a decir que este año 2020 podría marcar el comienzo del Siglo Asiático, o si se prefiere, del Siglo Chino; aunque no encontraremos a analistas chinos entre los que afirman tales cosas. Los autores que insisten en esta lectura apuntan, por ejemplo, al claro liderazgo de China en un sector tan estratégico como la 5G, o la inminente aparición del yuan digital, que podría hacer que tarde o temprano la hegemonía del dólar se derrumbe. De que China juega en serio caben ya pocas dudas.

Continuar leyendo «LA REVOLUCIÓN QUE SÍ OCURRIRÁ: CHINA Y EL FUTURO DE LA TECNOCIENCIA»

PLANDEMIA: MANUFACTURANDO CULPAS

En un artículo reproducido hace poco en Rebelión, Eva Illouz, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, presentada a menudo como «una especialista de las emociones», no pierde el tiempo a la hora de proyectar sospechas y culpas sobre el gobierno y el pueblo chino en la difusión del más famoso de los coronavirus [1].

Ya en el primer párrafo se nos habla de la transmisión zoonótica, el salto de especies animales al hombre, para que no queden dudas de cuál es el origen de todo el asunto. La palabra se repite varias veces, respaldada por la opinión de especialistas norteamericanos tales como Dennis Carroll del CDC, Larry Brilliant o el mismo Bill Gates, y con la inevitable alusión a los famosos mercados al aire libre chinos. Finalmente, en el último párrafo se lanza al aire el cuchillo: «el silenciamiento de la crisis por parte de China hasta enero fue criminal, dado que en diciembre todavía era posible detener el virus».

Continuar leyendo «PLANDEMIA: MANUFACTURANDO CULPAS»

The religion of prediction and the knowledge of the slave

In calculus, infinitesimal quantities are an idealization, and the concept of limit, provided to support the results obtained, is a rationalization. This dynamics going from idealization to rationalization is inherent to the liberal-materialism or material liberalism of modern science. Idealization is necessary for conquest and expansion; rationalization, to colonize and consolidate all that conquered. The first reduces in the name of the subject, which is always more than any object x, and the second reduces in the name of the object, which becomes nothing more than x.

But going to the extremes does not grant at all that we have captured what is in between, which in the case of calculus is the constant differential 1. To perceive what does not change in the midst of change, that is the great merit of Mathis’ argument; that argument recognizes at the core of the concept of function that which is beyond functionalism, since physics has assumed to such an extent that it is based on the analysis of change, that it does not even seem to consider what this refers to.

Think about the problem of knowing where to run to catch fly balls—evaluating a three-dimensional parabola in real time. It is an ordinary skill that even recreational baseball players perform without knowing how they do it, but its imitation by machines triggers the whole usual arsenal of calculus, representations, and algorithms. However, McBeath et al. more than convincingly demonstrated in 1995 that what outfielders do is to move in such a way that the ball remains in a constant visual relation —at a constant relative angle of motion- instead of making complicated time estimates of acceleration as the heuristic model based on calculus intended [65]. Can there be any doubt about this? If the runner makes the correct move, it is precisely because he does not even consider anything like the graph of a parabola. Mathis’ method is equivalent to put this in numbers.

Continuar leyendo «The religion of prediction and the knowledge of the slave»

La religión de la predicción y el saber del esclavo

En el cálculo, las cantidades infinitesimales son una idealización, y el concepto de límite que se aporta para fundamentar los resultados obtenidos, una racionalización. La dinámica idealización-racionalización es consustancial al material-liberalismo o liberalismo material de la ciencia moderna. La idealización es necesaria para la conquista y la expansión; la racionalización, para colonizar y consolidar el terreno conquistado. La primera reduce en el nombre del sujeto, que siempre es más que cualquier objeto x, y la segunda reduce en nombre del objeto, que se convierte en nada más que x.

Pero irse a los extremos no asegura para nada que hayamos captado lo que queda en medio, que en el caso del cálculo es el diferencial constante. Percibir lo que no cambia en medio del cambio, ése es el gran mérito del argumento de Mathis, que ninguna otra consideración le puede quitar. Ese argumento tiene la virtud de encontrar en el núcleo del concepto de función aquello que está más allá del funcionalismo, pues la física ha asumido hasta tal punto que se basa en el análisis del cambio, que ni siquiera parece plantearse a qué está referido éste.

Piénsese en el problema de calcular la trayectoria de la pelota tras un batazo para cogerla —evaluar una parábola tridimensional en tiempo real. Es una habilidad ordinaria que los jugadores de béisbol realizan sin saber cómo la hacen, pero cuya reproducción por máquinas dispara todo el arsenal habitual de cálculos, representaciones y algoritmos. Sin embargo McBeath et al. demostraron en 1995 de forma más que convincente que lo que hacen los jugadores es moverse de tal modo que la bola se mantenga en una relación visual constante —en un ángulo constante de movimiento relativo-, en lugar de hacer complicadas estimaciones temporales de aceleración como se pretendía [65]. ¿Puede haber alguna duda al respecto? Si el corredor hace la evaluación correcta, es precisamente porque en ningún momento ve nada parecido al gráfico de una parábola. El método de Mathis equivale a tabular esto en números.

Continuar leyendo «La religión de la predicción y el saber del esclavo»

Science and Conscience

We have tried to approach a single subject from the most diverse angles, so that everyone has some possibility of connecting it in the most direct way with his or her own interests. This is a minimal introduction relying on a bibliography that is not at all exhaustive, but necessary to delve into any of the issues presented.

Of course our subject proper was not the continuous proportion, but reciprocity and self-organization in Nature and beyond Nature. The constant φ continues to play a marginal, totally episodic role within modern science, which is mainly focused on calculus.

Thus, our preferential point of view is not so much that of science and objectivity, as that of reciprocity itself, to which I attach more importance; as an attempt to give more importance to the awareness of reality than to science.

Continuar leyendo «Science and Conscience»

Ciencia y conciencia

Hemos procurado tratar un solo tema desde los ángulos más diversos, para que cada cual tenga alguna posibilidad de conectarlo de la forma más directa con sus propios intereses. Se trata de una introducción mínima que remite a una bibliografía en absoluto exhaustiva, pero necesaria para ahondar en cualquiera de los aspectos tratados.

Claro que nuestra tema no era la razón áurea, sino que hemos usado esta constante como un índice de reciprocidad, para sondear cual es la relación de la ciencia con la misma reciprocidad. La constante φ sigue teniendo un papel atípico, marginal y episódico dentro de la ciencia moderna, centrada sobre todo en el cálculo.

Así pues, mi punto de vista preferente no es tanto el de la ciencia y la objetividad, como el de la reciprocidad misma, a la que concedo más importancia; como intento dar más importancia a la conciencia de la realidad que a la ciencia.

Continuar leyendo «Ciencia y conciencia»

From the Book of Changes to the Algebra of Conscience, through technical analysis

In his splendid book on Harmony Mathematics, Alexey Stakhov devotes a section to Vladimir Lefebvre’s mathematical theory of decision and strategic interaction, which, unlike other developments in this area such as the much-hyped game theory, includes an intrinsic behavioral and moral component [62].

Everything starts from the observation that if someone is asked to divide a pile of string beans into two piles of bad and good ones, oddly enough the average result is not 50%-50% as expected, but 62%-38% in favor of those considered good.

According to Lefebvre, what lies at the bottom of this asymmetric perception is a triple gradation of definable logical implications within a binary logic or Boolean algebra:

A [a0consciousness→a1reflection→a2intention]

Continuar leyendo «From the Book of Changes to the Algebra of Conscience, through technical analysis»

Del Libro de los cambios al álgebra de la conciencia, pasando por el análisis técnico

En su espléndido libro sobre la Matemática de la Armonía, Alexey Stakhov dedica una sección a la teoría matemática de la decisión e interacción estratégica de Vladimir Lefebvre, que a diferencia de otros desarrollos en este área como la tan promocionada teoría de juegos, incluye un intrínseco componente conductual y moral [62].

Todo parte de la observación de que, si a alguien se le pide que separe alubias verdes buenas y malas en dos montones, la probabilidad del número final de alubias no se reparte en una proporción 50%—50%, sino en una 62%-38% a favor de las consideradas buenas.

Según Lefebvre, lo que hay al fondo de esta percepción asimétrica es una triple gradación de implicaciones lógicas definibles dentro de una lógica binaria o álgebra booleana:

A [a0conciencia→a1reflexión→a2intención]

Continuar leyendo «Del Libro de los cambios al álgebra de la conciencia, pasando por el análisis técnico»

Individual evolution of an entity

The so-called «new synthesis» of the theory of evolution has never had the least predictive power, but neither has any descriptive power, and like cosmology, it has been used mostly as a narrative complement for normative physical laws unable to connect with the real world and the real time in the most decisive sense.

To alleviate the evident limitations of a theory that only through phantasy can have some contact with natural forms —and let us not underestimate the power of fantasy in this instance-, evolution has been combined with the perspective of biological development (evo-devo), and even with ecology (eco-evo-devo), but even then it has not been possible to create a moderately unitary framework to describe problems such as the emergence, maturation, aging and death of organized beings.

There is no need to call all this by any other name than evolution without further ado, since the present theory has only taken over the name to deal with speculative and remote issues, rather than with close and fully approachable problems.

What determines the aging and death of individual organisms and societies? This is a real evolution problem that takes us closer to the real time.

Continuar leyendo «Individual evolution of an entity»

Evolución individual de una entidad

La presente síntesis de la teoría de la evolución nunca ha tenido el menor poder predictivo, pero tampoco ha tenido poder descriptivo, por lo que, como la cosmología, se ha usado mayormente como complemento narrativo para leyes físicas sin ningún espesor temporal en el más decisivo de los sentidos.

Para paliar las evidentes limitaciones de una teoría que sólo gracias a la fantasía puede tener algún contacto con las formas naturales —y no desestimemos el poder de la fantasía en un campo como éste-, la evolución se ha combinado con la perspectiva del desarrollo biológico (evo-devo), y aun con la ecología (eco-evo-devo), pero ni aún así se ha podido crear un marco medianamente consistente o unitario para describir problemas como la emergencia, la maduración, el envejecimiento y la muerte de los seres organizados.

No hay necesidad de llamar a todo esto por otro nombre que evolución sin más, dado que la presente teoría sólo se ha apropiado de ese nombre para dedicarse luego a tratar cuestiones especulativas y remotas, en lugar de problemas cercanos y plenamente abordables.

¿Qué es lo que determina el envejecimiento y muerte de los organismos y las sociedades? Esto es un problema real de evolución.

Continuar leyendo «Evolución individual de una entidad»